lunes, 30 de enero de 2012

REVISTA PARA CABALLEROS.

Hace unos dias llego hasta nuestras manos un lote completo de revistas de esas que tiene modelos de estereotipo, delgadas, altas, rubias (en su mayoría), sin una arruga y con el tono de piel más parejo que una calle recién pavimentada. Pero entre esas revistas estaba también una para hombres, esa me llamo mucho la atención, así que me dispuse a verla, leerla y saber que tanto se ha vuelto vanidoso el hombre para necesitar una revista de este estilo.

Lo primero obviamente una portada con una chica, aquí puede ser una artista o modelo, siempre y cuando tenga las tres “B’s” de los hombres: Buena, Bonita y “benga para acá” (a los hombres les conviene ese falta de ortografía); no importa si popular o no, mientras enseñe todo está bien para engancharlos con la revista.

Aunado a este gran detalle, están los títulos muy sugestivos: “domínalas con tu personalidad”, “los 1000 secretos sexuales que debes saber”, “como vestirte para lograr conquistarlas”, y al menos cada revista tiene cinco o seis títulos por el estilo.

Después están los primeros artículos, la moda de la temporada en cuanto a trajes, corbatas, camisetas, pantalones de vestir, de mezclilla (conté mas de 10 modelos diferentes), bufandas (a punto de ser pashminas), cinturones, gorras, sombreros, hasta tirantes. Claro que todo iba con sus respectivas recomendaciones: combinaciones, texturas, ocasiones para usar cada prenda, lo que no debes hacer, lo que es un delito de la moda, por lo que te ahorcarían si usas y lo que en tu vida uses para salir a la calle.

Me llamo mucho la atención un articulo central que respecto a relojes, y como los hacen ver como un signo de virilidad, de poder, de “si tienes uno de estos serás todopoderoso”. Además de que ya no son solo relojes que te dicen que ya es hora de levarte o de “chin, ya se me hizo tarde”, ahora son brújulas, barómetros, cronometro, velocímetro, sismógrafo, termómetro, odómetro y, como extra, las fases de la luna junto con tu horóscopo diario. Claro que había algo interesante, el precio del reloj más costoso de la historia subastado hace poco: 17 millones de dólares.

Luego venia la sección de belleza (claro! Los hombres también son bellos, a su manera), empezando por el kit básico de limpieza facial, espumas y cremas para afeitar, cremas humectantes para y después de afeitar, crema para las arrugas, para las manchas, para las imperfecciones; mascarillas astringentes, para el acné, para aclarar la piel, nocturnas, diurnas y para los fines de semana. Ah! Y por supuesto los tintes.

En este punto me llego la duda si estaba leyendo una revista para hombres… pero si, si era para hombres, continúe hojeando.

Enseguida estaban ya las entrevistas con algunos “famosos”, que mas que entrevistas, eran dos o tres preguntas luciendo la moda de algún diseñador, para que te dieras una idea de que te parecerías a Brad Pitt si usas unos jeans de tal marca, que tendrías un abdomen como el de Orlando Bloom si te pones una playera de tal diseñador.

Luego vienen las secciones fotográficas con las “artistas”, no sé si haya necesidad de describirlas, 10 páginas llenas de la chica en turno con ropa “provocadora” o el mínimo posible. Claro que depende de la persona para leer unas cuantas preguntas o en realidad una entrevista, siendo una revista para hombres, quien se fija en lo que pueda contestar.

Casi al final están los artículos interesantes, en los que si te puedes entretener, uno sobre turismo ecológico, otro sobre ciudades antiguas, y el que casi termino de leer: un caso sobre un vitivinicultor que era chantajeado con envenenar sus viñedos si no pagaba dos millones de euros. Primero estaba la historia de la familia, de siglos, y como era el proceso de creación de vino, la elección de las uvas para cada tipo de vino y los cuidados, después venia esto del envenenamiento del viñedo, la carta del extorsionador y la resolución del caso, en breve, se trataba de un ex trabajador que viéndose sin dinero y con sus 69 años se fue por el camino “fácil”, pero gracias a la policía y después de pedir que el rescate se quedara en una de las tumbas del panteón local, fue agarrado apenas unos metros después de recoger el dinero.

Lo último eran blogs o editoriales con diferentes opiniones respecto a los hombres y sus experiencias de vida. Desde cómo llegaron a un bar y “sin querer” ligaron a dos chicas fáciles hasta como sufrieron con el eterno estereotipo de que “eres hombre, sabes todo sobre coches y mecánica”.


Ah, casi se me olvida, casi perdido entre tanto artículos de moda estaba el dedicado a ponerse en forma, una página con dos o tres dibujos, consejos y/o aparatos difíciles de describir para eliminar esa “panza de puerquito placero” o en su defecto, en la siguiente pagina, la opción del bisturí para eliminarla de un solo tajo.

Mi opinión hacia este tipo de revistas no difiere de la de muchas mujeres, hasta cierto punto me es indiferente pero si en algo sirve para que nuestros hombres mejoren, en el buen sentido, es decir, que sepan combinar la ropa, que dejen de comer tantos tacos para salir a correr o que mantengan en orden sus pertenencias, son bienvenidas.

Pero si son para que tu estés en el coche lista para la fiesta y el aun no salga del baño por estar terminando de arreglarse, prefiero que siga comprando sus comics.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada